Blog de poesía

Blog de poesía
Fotografía de 1997..esperando el nacimiento de mi hija Eva María.

Mi comentario.....

Inicié este blog con la ilusión que me produce el hecho de que mi poesía y mi sentir, pueda llegar a otras personas...y espero actúe como puente para traerme, a la vez, sentimientos y opiniones de todas aquellas que lo deseen.
Este es mi blog principal, aunque tengo otro llamado:"En la hora de las brujas". Estais invitad@s
En la parte de abajo de este blog están mi poema bandera y fotos muy apreciadas para mí.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Primera presentación del libro conjunto de mi marido y mío, esta vez, en mi pueblo, Montijo.




Comienzan, el día 19, una serie de presentaciones
de nuestro libro. Nos hace mucha ilusión, porque
contiene lo mejor que hemos escrito en los últimos
años. El título alude a que es una huella compartida,
los sentimientos de los dos en un mismo libro.
Las manos de la foto son las nuestras y aunque
en el cartel se ven en la portada, en el libro van,
difuminadas, en la contraportada, en grande.
Y nuestras fotos van en las solapas,no en la portada.
La primera presentación iba a ser en Badajoz, pero
al haber tenido que posponerla un tiempo, hemos
decidido comenzar por hacerla en Montijo, mi pueblo.
Será presentado luego en otros lugares..si Dios quiere
y todo va bien.
Quiero aprovechar esta entrada para decir que, si
durante unos días, incluso temporadita no paso
 por los blog, no es por nada malo, sino por 
falta de tiempo.
No quería subir nada  que quitara protagonismo a mi
felicitación de Navidad, pero ...bueno, la noticia sobre
el libro me hace ilusión y creo que tenía que darla.
Feliz Navidad. Mucha salud, que el trabajo no falte
y que esteis rodead@s de personas que os quieran
y a quienes quereis.  Mi más cordial saludo.


martes, 11 de diciembre de 2012

Navidad 2012. (Un poema sólo fondo, con el que deseo a todos unas fiestas lo más felices posible, en compañía de sus seres queridos)



La Navidad tiene la mirada triste,
el paso cansado
y las manos frías.
Olvidó su bufanda en el banco
de las vanidades,
y  aunque alguien le puso luces
sobre el pelo
y paquetes de colores a los pies,
su corazón no tiene
la luz de antaño.
Pocos la miran a los ojos,
porque pocos son fieles
a su verdadera esencia.
El viento huele a hambre,
dolor  y sangre seca.
Sólo  unos pocos ríen,
con los bolsillos llenos.
Casi rendida, cierra los ojos,
   se sueña
  desvestida de luces,
sentada junto a un fuego
y rodeada de niños.
Va narrando un cuento  tras otro,
y los niños sonríen,
mientras sostienen en sus manos,
un tazón de leche caliente
y en sus corazones
toda la ilusión del mundo.